Página principal > Actualidad > Grecia: aplauso final ante un escenario de locura

Grecia: aplauso final ante un escenario de locura

, de Les Jeunes Européens - France, Traducido por Miguel García Barea

Todas las versiones de este artículo: [Deutsch] [Español] [français]

Desde que comenzó la semana, las negociaciones entre Atenas y los diferentes actores del Eurogrupo y la Troika han resultado tensas. Mientras que los acreedores se niegan a conceder a Grecia un nuevo plan de ayuda hasta que el gobierno de Alexis Tsipras no lleve a cabo reformas más radicales, la quiebra amenaza al país, los bancos tiemblan y los contribuyentes griegos temen por sus ahorros. Somos espectadores de una mala película de suspense, de movimientos encadenados que aún pueden ir a peor, llevándonos a una gestión irresponsable de la crisis que requiera una reorganización de las instituciones que dirigen la eurozona.

Palabras clave

La ausencia de visión a largo plazo durante las negociaciones

Las negociaciones que afectan al equilibrio presupuestario, las reformas a realizar y el establecimiento de nuevos préstamos para reponer las arcas vacías del Estado griego a tiempo y honrar los pagos de deuda son de alto voltaje. Por ahora, la ruptura parece consumada: ante el anuncio por Tsipras un referéndum el 5 de julio en Grecia en términos de reformas y ayudas propuestas por los acreedores, y su llamada a votar «no», el Eurogrupo decidió considerar un «plan B», es decir, una salida de Grecia de la zona euro. Frente a este panorama, el viaje en solitario de Tsipras y el cambio de actitud del Eurogrupo, los negociadores parecen haber perdido de vista el sentido mismo de la moneda única y las medidas que se han ido adoptando desde 2010.

Si nosotros, los europeos, hemos decidido poner en marcha planes de ayuda para inyectar liquidez en la economía, se debía a que la participación de Grecia en la zona del euro nos parecía esencial, innegociable. En 2011, cuando se introdujeron los primeros planes de ayuda, la salida de Grecia de la zona euro parecía impensable en el marco del proyecto y el ideal europeo. Hoy en día, algunos actores políticos claman, inconscientes, que la salida de Grecia no tendrá ningún impacto en la economía europea. La caída libre de los mercados de valores europeos y de las tarifas de préstamos de los estados contradicen estas afirmaciones inexactas que amenazan de nuevo con otra caída de la bolsa.

Cuatro años después, cada seis meses más o menos, se repite siempre la misma historia: tensas negociaciones debido a un plan de ayuda global que nunca termina de implementarse. Y cada seis meses vuelven las mismas preocupaciones para los europeos, sobre todo para los griegos. Una película de suspense que nunca deja de repetirse y se vuelve aburrida, reviviendo constantemente batallas estériles entre países acreedores y naciones deudoras, un juego político irresponsable a la vista de las consecuencias para los ciudadanos de la UE.

Un gobierno de la zona euro bajo el principio de la solidaridad

Este episodio muestra el fracaso de las decisiones entre los estados, donde cada uno defiende sus propios intereses en detrimento de una visión común del proyecto europeo. Por eso, los jóvenes europeos piden el establecimiento de un gobierno de la zona del euro ante el Parlamento Europeo en el que la responsabilidad de la moneda única recaiga sobre el poder Ejecutivo , terminando así con la gestión de una crisis incontrolable, culpa de los gobiernos nacionales y los miembros de la Troika.

La visión a largo plazo y los intereses de los ciudadanos europeos no pueden ser manipulados, en un contexto de crisis, por parte de los funcionarios y diputados que los representan. Mediante un gobierno económico europeo tenemos que llegar a una visión común de un proyecto político para lograr una eurozona integrada, con una moneda única estable que pueda facilitar la resolución de la crisis actual.

Nosotros, los jóvenes europeos, afirmamos nuestra solidaridad con los 500 millones de ciudadanos de la Unión y nuestro deseo de que la eurozona se mantenga intacta y unida. Queremos poner fin a estos giros interminables y que se llegue un acuerdo final inmediato y beneficioso para ambas partes. También hacemos un llamamiento para una encontrar una solución duradera para el gobierno de la zona del euro, para no volver a ver la tensión y la angustia que los europeos compartimos cada «ultimatum» o «cumbre de la última oportunidad». Necesitamos una estructura federal de la zona del euro para asegurar la visión a largo plazo del proyecto europeo, la representación legítima y democrática en Europa, y el interés de todos sus ciudadanos.

Compartir este artículo

Responder a este artículo

moderación a priori

Aviso, su mensaje sólo se mostrará tras haber sido revisado y aprobado.

¿Quién es usted?

Para mostrar su avatar con su mensaje, guárdelo en gravatar.com (gratuit et indolore) y no olvide indicar su dirección de correo electrónico aquí.

Añada aquí su comentario
  • Este formulario acepta los atajos de SPIP, [->url] {{negrita}} {cursiva} <quote> <code> y el código HTML. Para crear párrafos, deje simplemente una línea vacía entre ellos.

Seguir los comentarios: RSS 2.0 | Atom