Página principal > Actualidad > Pepe Mujica, un presidente excepcional

Pepe Mujica, un presidente excepcional

Retrato del presidente que europeizó a Uruguay

, de Miguel García Barea

Responsable de “europeizar” la política uruguaya, José Mujica abandonó la presidencia de su país disfrutando de una enorme popularidad internacional. Presentamos el perfil de un político insólito, tanto en su fondo como en sus formas.

Autores

El pasado 1 de Marzo de 2015, Tabaré Vázquez, del Frente Amplio, asumió la presidencia de la República de Uruguay. Sin embargo, buena parte de las miradas recayeron sobre su predecesor, el también izquierdista José Mujica. Tras cinco años de gobierno, abandonó el cargo tal como lo había asumido: anciano, humilde y austero, en el mejor sentido de la palabra.

La decisión de no trasladarse a la residencia presidencial y de permanecer en su chacra del extrarradio, donde cultivaba flores junto a su esposa, sorprendía dentro pero sobre todo fuera de su país. Más aún en una época donde los distintos casos de corrupción recientemente destapados han puesto en tela de juicios ciertos privilegios de la clase política. Pepe Mujica siempre restó importancia a ese “detalle”; no le hacía falta mudarse para desempeñar su labor profesional, ni tampoco le iba a hacer más feliz.

De guerrillero a hombre de Estado

Nacido el 20 de mayo de 1935 y descendiente de vascos y genoveses emigrados en el siglo XIX, José Alberto Mujica Cordano comenzó su carrera política militando en el democristiano Partido Nacional, el cual abandonó para crear en 1962 la Unión Popular. En los sesenta se integrará en el movimiento guerrillero de Liberación Nacional-Tupamaros, actividad que le costó seis heridas de bala y cuatro arrestos, además de un periodo en prisión entre 1972 y 1985, mientras en su país tuvo lugar la llamada dictadura cívico-militar.

Poco tiempo después de su excarcelación fundará el Movimiento de Participación Popular, favorable al socialismo autogestionario, integrado actualmente en el Frente Amplio. Antes de acceder a la presidencia de la república en 2010 desempeñó los cargos de diputado, senador y Ministro de Agricultura y Pesca durante el primer gobierno del mismo hombre que le acaba de relevar, Tabaré Vázquez.

Un político diferente

Pepe Mújica ofreció una imagen muy distinta a la que un Jefe de Estado nos tiene acostumbrados. Junto a los hermanos Castro en Cuba ha sido el único mandatario en toda América Latina definido en público como ateo, accedió al gobierno con una edad en la que casi ningún político sigue en activo (74 años) y predicó con los hechos su mensaje contra el consumismo, al renunciar al 87% de su salario tras acceder al gobierno y vender la residencia de verano presidencial, cuyos ingresos destinó a obras sociales.

Su gestión será recordada por aprobar tres polémicas leyes, todas pioneras en Latinoamérica y ausentes en la mayoría de estados del mundo, como son el matrimonio homosexual, la interrupción del embarazo o la regulación del consumo y distribución de cannabis.

“Creo que nadie puede estar a favor del aborto como cuestión de principios” aclaró en una entrevista a TVE, si bien opina que será más fácil actuar desde la legalidad y no ignorando una realidad presente en la sociedad. Razonamiento similar al que empleó para despenalizar el consumo de cannabis y otorgar el monopolio de la producción al Estado, todo un experimento a nivel global, aunque personalmente también se opone al consumo de esta sustancia.

Pepe Mujica y Europa

Mujica también ha tenido ocasión de opinar sobre Europa. Lo hizo en el programa Salvados, de La Sexta, conducido por Jordi Évole. El ex-presidente uruguayo se refirió al viejo continente como un lugar empantanado, cuyos dirigentes sostienen un discurso vacío, aunque con posibilidades de reacción al albergar a tanta “gente inteligente” como universitarios, académicos o pensadores independientes.

La sencillez y la transparencia de José Mujica contrasta con la imagen de otros líderes de la Izquierda, más proclives a los baños de multitudes y a la demagogia en su discurso político. Algunos le agradecen el haber “europeízado” más aún el que ya era uno de los estados más secularizados, desarrollados y socialmente avanzados del continente americano. Puede que también vaya siendo hora de “mujicarizar” la política europea en ciertos aspectos.

Compartir este artículo

Responder a este artículo

moderación a priori

Aviso, su mensaje sólo se mostrará tras haber sido revisado y aprobado.

¿Quién es usted?

Para mostrar su avatar con su mensaje, guárdelo en gravatar.com (gratuit et indolore) y no olvide indicar su dirección de correo electrónico aquí.

Añada aquí su comentario
  • Este formulario acepta los atajos de SPIP, [->url] {{negrita}} {cursiva} <quote> <code> y el código HTML. Para crear párrafos, deje simplemente una línea vacía entre ellos.

Seguir los comentarios: RSS 2.0 | Atom