Página principal > El Nuevo Federalista > El Hospital transfronterizo de la Cerdaña: un proyecto de Europa (...)

El Hospital transfronterizo de la Cerdaña: un proyecto de Europa concreta

, de Mathieu Henceval

Autores

  • Franco-Belga, consultor en asuntos europeos. Antiguo representante de la Eurorregión Pirineos-Mediterráneo en Bruselas.

    Twitter :

Algunas fechas y datos sobre el hospital

La Cerdaña esta ubicada a más de 1200m de altitud en los Pirineos entre la región francesa de Languedoc-Roussillon y la Comunidad autónoma de Cataluña. El valle cuenta con unos 30 000 habitantes permanentes. En invierno la población puede multiplicarse por cuatro debido a la afluencia de esquiadores. Un tercio de la población se concentra en la aglomeración transfronteriza de Puigcerdà/Bourg-Madame. En caso de urgencia hospitalaria, los habitantes de la Cerdaña y del valle Frances del Capcir deben acudir a Barcelona o Perpignan a dos horas de carretera.

La idea de un hospital transfronterizo surgió en las mentes a ambos lados de la frontera a finales de los 90. Sin embargo hubo que esperar hasta 2003 cuando las regiones de Languedoc-Roussillon y Cataluña decidieron lanzar un estudio de viabilidad. En 2007, se firmó el acuerdo de construcción de un hospital transfronterizo entre los representantes del Estado francés (Ministerio de Sanidad) y del gobierno catalán. Los socios del proyecto decidieron utilizar un nuevo instrumento jurídico creado en 2006, la Agrupación Europea de Cooperación Territorial (AECT). La AECT, instituida por un reglamento europeo del Parlamento y del Consejo permite estructurar y agilizar la cooperación territorial. El Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) ha financiado el 65% de los gastos de construcción del hospital. En 2010 se constituye la AECT-Hospital de Cerdanya. En septiembre de 2014, el hospital abre sus puertas en Puigcerdà, cerca de la frontera Francesa.

Un rompecabezas administrativo

El hospital transfronterizo ha contribuido a mejorar el bienestar de los habitantes de los valles de la Cerdaña y del Capcir francés ofreciendo servicios de sanidad de primera calidad (maternidad, radiología, especialidad en medicina de deporte de montaña, etc.) El hospital funciona con un personal atendiendo a los pacientes en 3 idiomas (catalán, castellano y francés). Los pacientes franceses y catalanes pueden utilizar sus tarjetas de sanidad como en cualquier otro hospital francés o catalán.

Aunque el hospital lleve ya algunos meses funcionando, quedan muchos problemas administrativos por solventar. La sanidad es una competencia del Estado central en Francia, mientras que en España es competencia de las comunidades autónomas. La puesta en marcha de una estructura de sanidad entre dos Estados miembros es un verdadero “rompecabezas administrativo”. Son muchos los enredos y las sorpresas y hace falta innovación, flexibilidad y perseverancia para poder avanzar. Por ejemplo y debido a la falta de una solución legislativa adecuada, las pompas fúnebres francesas han conseguido una autorización del Consulado de Francia en Barcelona para poder pasar la frontera y repatriar los cuerpos en caso de fallecimiento en el hospital de Puigcerdà. Además la perseverancia termina por dar sus frutos. Por ejemplo, el establecimiento de un buzón de los correos franceses en el hospital de Puigcerdà es una victoria. En efecto, la furgoneta de los correos franceses puede ir a recoger el correo y evitar así que una carta enviada a un paciente residente à unos kilómetros del lado francés tenga que pasar por Madrid, Paris y Perpignan antes de llegar a su destino.

Un proyecto altamente simbólico

La Unión europea lucha para salir de una grave crisis económica y social que dura desde hace varios años. Además, el euroscepticismo crece en el seno de los Estados miembros. La Unión europea esta muy a menudo acusada de estar alejada de la preocupación de sus ciudadanos. Entonces, en estos tiempos de crisis y de desconfianza hacia el proyecto de integración europea, hay que apremiar a estos hombres y mujeres que, por su perseverancia, superan las fronteras para mejorar el cuotidiano de sus ciudadanos. A Jean Monnet, unos de los padres fundadores de la UE, le gustaba recordar que “unimos personas”. El factor humano debe estar en el corazón del proyecto de integración europea.

El programa de cooperación territorial INTERREG (en este caso el programa transfronterizo Francia/España) que ha cofinanciado la construcción del hotel, celebra este año sus 25 años. Este aniversario nos brinda la oportunidad de resaltar estos proyectos concretos que refuerzan los lazos y la solidaridad entre los ciudadanos europeos. La puesta en común de una infraestructura de sanidad entre dos países miembros de la Unión europea es un magnifico ejemplo.

Ver en línea : L’hôpital transfrontalier de la Cerdagne : De l’Europe concrète

Compartir este artículo

Responder a este artículo

moderación a priori

Aviso, su mensaje sólo se mostrará tras haber sido revisado y aprobado.

¿Quién es usted?

Para mostrar su avatar con su mensaje, guárdelo en gravatar.com (gratuit et indolore) y no olvide indicar su dirección de correo electrónico aquí.

Añada aquí su comentario
  • Este formulario acepta los atajos de SPIP, [->url] {{negrita}} {cursiva} <quote> <code> y el código HTML. Para crear párrafos, deje simplemente una línea vacía entre ellos.

Seguir los comentarios: RSS 2.0 | Atom