Página principal > Actualidad > EYE 2016: la Europa de los jóvenes

EYE 2016: la Europa de los jóvenes

, de Xuan García Vijande

Con la llegada a casa tras un largo pero pacífico viaje cierro un fantástico pero intenso fin de semana en el que he tenido la oportunidad de participar como voluntario del Consejo de la Juventud de España en el European Youth Event que organiza el European Youth Forum y que en esta segunda edición tuvo lugar en las inmediaciones de la sede en Estrasburgo del Parlamento Europeo. El evento constaba de tres partes fundamentales, la actividad desarrollada por las entidades en el recinto a través de charlas y talleres diversos; la que el propio Parlamento disponía en su interior, así como las sesiones plenarias organizadas en el hemiciclo; y conciertos y demostraciones culturales. No obstante, esta breve esquematización no hace justicia al EYE 2016, aunque nos sirve para ubicar la reflexión que sí me gustaría hacer al respecto.

Jóvenes durante una de las sesiones del EYE 2016. Imagen vía European Youth Event (Página de Facebook)

Autores

  • Miembro fundador y Presidente de la Asociación Asturiana de Debate. Redactor en Andalucía al Día.

Hace unos meses realizaba un trabajo de investigación sobre la propuesta de reglamento del Parlamento Europeo y el Consejo sobre una normativa común de compraventa europea. No parece algo demasiado lírico, pero precisamente para compensar lo prosaico del tema con la introducción elaboré mi trabajo buscando alguna frase que pudiera definir el proceso de integración europea. Entonces encontré la siguiente cita del magistrado constitucional José Luis de los Mozos: “la idea que ha acompañado durante los últimos 1000 años a la historia europea es la restauración del Imperio Romano de Occidente.” Pensándolo bien, tras este EYE 2016 quizá debería haber tirado del repertorio de lugares comunes del europeísmo, no por poca oportunidad de la anterior cita, sino porque posiblemente no haya nada que defina mejor el proceso de integración europea que la Declaración Schuman, cuya conmemoración anual tuvo lugar el 9 de mayo con el Día de Europa.

Schuman ( o su jefe de gabinete) tenía razón. Europa, o la Unión Europea, sólo puede hacerse “de a pocos”, como decimos en España. La integración es un proceso largo, porque no es fácil crear lo que en la Declaración se denomina “solidaridad de hecho”, pero lo cierto es que pese a nuestras idas y venidas, pese a nuestros errores, e incluso pese al peligro que corre hoy el proyecto europeo, y que fue tristemente representado en el hemiciclo del Parlamento Europeo por las juventudes del Frente Nacional, cada día estamos más cerca de una Unión Europea federal.

El proyecto camina ad futurum, y lo hace de mano de muchas iniciativas, y aunque sin desdeñar la Política Agraria Común, los Fondos FEDER, los de Cohesión, el Fondo Económico y Social, o la Garantía Juvenil Europea, puede que no haya mejor puente entre culturas que las becas Erasmus, en tanto los y las jóvenes que participan en esos programas de movilidad crean lazos perennes con su lugar de destino. No hay persona con mayor sentimiento de lo que significa la ciudadanía europea que alguien que haya pasado por el Erasmus.

Pero no es el Erasmus en sí mismo, sino esa idea de ausencia de fronteras, y de ponerte en contacto con personas de cualquier otro país, comprobando en la piel de uno mismo que el denominado clash of cultures está plenamente superado por las vivencias y experiencias personales, muy similares con independencia del país del que se proviene.

Yo mismo, tras haber despertado ayer con unas ojeras de aquí a Bochum, un cansancio de piernas como si hubiera ido caminando hasta Atenas, y una tremenda nostalgia, pienso en los 4 días que he pasado en Estrasburgo, y aunque echar de menos forma parte de quien tiene memoria, no dejo de pensar en lo mucho que esta experiencia me ha aportado y en lo que la puedo aprovechar para seguir construyendo mi ser en los tiempos que vengan. No dejo de pensar tampoco en lo bonito, en lo que es compartir ideas y conversaciones con gente que vive a miles de kilómetros de ti, el destrozar estereotipos ligados a nacionalidades, y sobretodo compartir causas: la idea por una Europa federal, la ensoñación rawlsiana de la justicia social, o el fuerte humanismo de quienes creemos en la libertad de los pueblos y luchamos por un Sáhara Occidental plenamente descolonizado que pueda expresarse en libertad sobre su futuro. Eso me lo han dado Estrasburgo, el CJE, el European Youth Event, y en definitiva la Unión Europea.

Por todo esto, saco una conclusión con la que difiero con todo el respeto del mundo hacia el magistrado de los Mozos, si hay algo que impregne el sueño europeo no es ya el pasado, no es el haber compartido sistemas políticos romanistas o el evitar una guerra, es la idea de que la nacionalidad no constituya en ningún caso factor de diferenciación en materia de derechos y libertades, si comparten algo los europeístas de mi generación es precisamente eso, el futuro, y eso es lo que representa el EYE.

Compartir este artículo

P.-S.

El European Youth Event (EYE) tuvo lugar entre los días 20 y 22 de Mayo de 2016 en la sede del Parlamento Europeo de Estrasburgo.

Responder a este artículo

moderación a priori

Aviso, su mensaje sólo se mostrará tras haber sido revisado y aprobado.

¿Quién es usted?

Para mostrar su avatar con su mensaje, guárdelo en gravatar.com (gratuit et indolore) y no olvide indicar su dirección de correo electrónico aquí.

Añada aquí su comentario
  • Este formulario acepta los atajos de SPIP, [->url] {{negrita}} {cursiva} <quote> <code> y el código HTML. Para crear párrafos, deje simplemente una línea vacía entre ellos.

Seguir los comentarios: RSS 2.0 | Atom